Barcelona se abre paso hacia una movilidad más sana y sostenible

En los últimos días han aparecido varias noticias relacionadas con el futuro del transporte en la provincia de Barcelona. A continuación os explicamos en qué consisten estas nuevas medidas y las analizamos al detalle.

Los coches de más de 20 años de antigüedad no podrán circular por el Área Metropolitana de Barcelona a partir de 2019

El ayuntamiento de Barcelona, con el objetivo de reducir las emisiones de efecto invernadero y la contaminación provocadas por el uso del transporte privado, ha aprobado que los coches matriculados antes de 1999 y las furgonetas matriculadas antes de 1994 no podrán circular de lunes a viernes por el Área Metropolitana de Barcelona (región formada por la ciudad de Barcelona y 39 municipios más) a partir de 2019, afectando a 106.000 turismos y 22.000 furgonetas (equivalente al 7% de los turismos y al 16% de las furgonetas).

La medida, que busca disminuir en un 30% las emisiones en un plazo de 15 años, ha llegado después de que la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtiesen una vez más a España de la urgencia en reducir los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas de diámetro inferior a 10 micras (PM10) del aire de sus ciudades. Por este motivo, la medida se empezará a aplicar a partir de diciembre de este año en episodios de alta contaminación ambiental.

Los vehículos más antiguos, en general, emiten una cantidad mayor de gases de efecto invernadero que los vehículos más modernos, motivo por el cual el gobierno catalán ha tomado este rumbo. Sin embargo, los propietarios de vehículos viejos se quejan de que la economía no les permite renovar el coche y de que la actual red de transporte público es escasa.

Para solucionar esto, el Área Metropolitana de Barcelona tiene pensado mejorar infraestructuras como la red de trenes y metro u ofrecer un título de transporte público gratuïto con validez de tres años a los usuarios que den de baja un vehículo contaminante.

¿Qué pensamos nosotros?

Desde Ambientubers creemos que la medida puede resultar beneficiosa para el medio ambiente y la salud de los ciudadanos —no podemos olvidar que la contaminación atmosférica, solo en el Área Metropolitana de Barcelona, causa 3.500 muertes prematuras cada año—, pero que, junto a ella, se debe potenciar la red de transporte público y abaratar su precio para incentivar su uso entre la población. Uno de los puntos críticos reside en el funcionamiento de la red de cercanías de RENFE, muy cuestionada a raíz de los continuos problemas y retrasos que hacen crecer la desconfianza de los usuarios en este servicio público. Además, creemos que existe la necesidad por parte del Gobierno de impulsar la renovación de los coches por otros menos contaminantes o eléctricos mediante primas a la compra de estos vehículos.

La T-Mobilitat, una nueva modalidad de validación del transporte público, llegará en 2018

En este sentido aprovechamos para hablar también de la T-Mobilitat (en castellano: T-Movilidad), una nueva tarjeta de transporte que incorpora la tecnología sin contacto y con la que se pretende reducir los costes del transporte público al pagar por los kilómetros recorridos y la frecuencia de uso, ofreciendo tarifas personalizadas a los usuarios. También se plantea bajar el precio de los viajes en episodios de contaminación, promoviendo el uso del transporte público sobre el transporte privado.

La tarjeta verá la luz en Barcelona a finales de 2018 y está previsto que se extienda al resto de Cataluña a finales de 2019. A esto se le acompaña la integración a la zona 1 de municipios del área metropolitana que se encuentran en la zona 2.

La T-Mobilitat, que será rígida y pondrá fin a las tarjetas de cartón, podrá ser recargada y utilizada indefinidamente, aunque se podrán adquirir viajes puntuales en las máquinas expendedoras como hasta ahora. Otra novedad es que una aplicación del teléfono móvil nos permitirá recargar la tarjeta y pagar desde el propio dispositivo.

TM

T-Mobilitat presentada en MWC

El sistema de pago sin contacto, que ya se lleva utilizando en muchas otras ciudades europeas desde hace años, es más práctico y ecológico, pero aún falta mucha información respecto a los beneficios económicos que los ciudadanos podremos obtener con la T-Mobilitat, al no haberse comunicado aún muchos detalles. Todo parece indicar que el precio del transporte público se verá reducido, aunque habrá que esperar a que el nuevo modelo se implemente definitivamente para comprobarlo.

¿Qué pensamos nosotros?

Pese a que esta propuesta supone un paso adelante en materia de lucha contra el cambio climático y contra los problemas de salud causados por la contaminación del aire, esto es solo una medida mínima. Nosotros consideramos que, si realmente se quieren obtener resultados importantes en materia de medio ambiente, las administraciones públicas tienen todavía mucho camino que recorrer y las medidas propuestas en este sentido tienen que ser cada vez más exigentes y restrictivas. No obstante, desde Ambientubers apoyamos cualquier tipo de propuesta que tenga como objetivo reducir la contaminación atmosférica y las emisiones de CO2 de las ciudades mediante el uso y mejora del transporte público.